Es la adopción de una serie de medidas preventivas, obtenidas a través de inteligencia, que se desarrollan para detectar de manera temprana, los pequeños detalles que podrían desembocar en una crisis.

Se desarrollan procedimientos, para detectar cualquier situación de riesgo, que pudiera alterar la normalidad existente, y estar en condiciones de dar la respuesta adecuada, oportuna y expedita.